CREACIÓN DEL CUERPO CIVIL EUROPEO DE PAZ

La Contribución de la Sociedad Civil Europea a la Creación de un Cuerpo Civil Europeo de Paz, para Poner Fin a la Guerra en Ucrania e Impedir la Perpetuación de las Condiciones que la Provocaron. Tres propuestas. 

Ante la guerra de agresión de Rusia, miembros del Movimiento Europeo de Acción Noviolenta, junto con miembros de la sociedad civil ucraniana y en sintonía con la voz de la oposición rusa a la guerra, debatieron y reflexionaron largamente sobre dos cuestiones: “¿Cómo podríamos haberlo evitado?”, “¿Qué deberíamos hacer para poner fin a la guerra lo antes posible sin perpetuar las condiciones que la hicieron posible?”. 

Nuestra reflexión pretende sacar a la sociedad civil pacifista de un debate polarizado sobre el envío o no de armas, para que recupere la indispensable unidad de propósito y de acción necesaria para el camino hacia una paz justa.  

Un poco de historia sobre el Cuerpo Civil de Paz

Desde 1994 en adelante, es decir, desde que Alex Langer propuso por primera vez al Parlamento Europeo la creación de Cuerpos Civiles de Paz con la misión de intervenir en territorios en crisis para evitar la escalada de los conflictos, el Gobierno y el Parlamento europeos han seguido trabajando en esta idea y, siguiendo las líneas del CCPE, han promovido más de veinte “misiones” civiles, de las cuales doce están actualmente en curso (por ejemplo, en Bosnia-Herzegovina en 2003, en Georgia en 2008 y, más recientemente, en Armenia en febrero de 2023).  

La actuación de la OSCE en Ucrania desde 2014 y el fracaso de la Misión Especial de Observación (MOE)  

En 2014, como parte de los acuerdos de Minsk, la OSCE puso en marcha una “Misión Especial de Observación (SMM) en Ucrania.”

El mandato de esta misión, aprobada por los 57 Estados miembros de la OSCE, era la reducción de la tensión y el fomento de la estabilidad y la seguridad en Ucrania, promoviendo y facilitando el diálogo entre todas las partes y garantizando, en particular, el respeto de los derechos de las minorías en todo el país. La misión, que contaba con entre 700 y 1.000 efectivos civiles, abarcaba toda Ucrania, pero se concentraba especialmente en el Donbass. Finalizó el 31 de marzo de 2022, tras la agresión de Rusia, al no renovarse su mandato debido al veto de Moscú.

Pour répondre aux deux questions ci-dessus, il est absolument essentiel de comprendre ce qui n’a pas fonctionné dans les modalités des interventions civiles de maintien de la paix telles qu’elles ont été conçues et mises en œuvre jusqu’à présent par les institutions européennes, et ce qui doit être changé pour les encadrer dans un projet cohérent et permanent de Corps Civils de Paix, capables de remplir véritablement la tâche qui leur a été assignée et qui est toujours réitérée, à savoir la tâche complexe et délicate de préparer le terrain et de promouvoir la mise en œuvre des accords de paix.  

 

Entre apelaciones superficiales y fracasos de acuerdos anteriores

Como exponentes de una sociedad civil europea que se mantiene resueltamente al lado del pueblo ucraniano, en medio de una agresión destinada a aterrorizar a la población civil y a someter a todo un pueblo a la voluntad de una superpotencia atómica, nos parece insoportable la reiteración de llamamientos a la reanudación de negociaciones que no presagian una aplicación concreta. 

La historia de la independencia ucraniana, desde 1991 hasta hoy, está tachonada de pactos y acuerdos que se han quedado en papel mojado y, francamente, dado que el resultado son hogares y vidas destruidas, nos parece inútil reducir el discurso a la dicotomía, 



tranquilizadora solamente para el debate mediático, paz/guerra, como si en el pacifismo europeo hubiera un pueblo diabólico partidario de continuar la guerra y otro virtuoso que, impugnando el envío de armas, se pusiera automáticamente del lado de la paz. Si el escenario que tenemos ante nosotros fuera tan fácil de resolver, no habría necesidad del pensamiento crítico del pacifismo y la no violencia.

Por otra parte, consideramos vital que todo el movimiento pacifista, junto a las batallas y campañas por el desarme y la no proliferación nuclear, se movilice hoy urgentemente para que el Consejo Europeo decida finalmente la creación de verdaderos Cuerpos Civiles de Paz europeos, dotados de todas las herramientas y medios que garanticen la autoridad y la fuerza necesarias para cumplir su misión. Para ello es necesario -también con el fin de hacer balance de las Misiones Civiles llevadas a cabo hasta ahora por la UE- dar voz a los operadores que han vivido la reconstrucción y la rehabilitación en zonas de crisis, ya sean de guerra o de catástrofes urbanas, en las últimas décadas. Los boletines diarios de la Misión Especial de Observación en Donbass, publicados regularmente en línea, y la dinámica entre sus observaciones y las respuestas, o falta de respuestas, de los diversos organismos institucionales implicados, son un elemento crucial de conocimiento, que va mucho más allá del vano e ingenuo juego de acusaciones sobre “quién empezó primero”. 

Primera propuesta

Nuestra primera propuesta es la convocatoria lo antes posible de una “Conferencia Europea sobre Criterios para el Establecimiento y Funcionamiento de Cuerpos Civiles de Paz Europeos” que tenga como protagonistas a constructores de paz tanto institucionales como no gubernamentales (como era la intención de Alex Langer) con experiencias significativas en este campo. Una conferencia promovida, en una ciudad de Ucrania, por un Comité Directivo formado por miembros de la sociedad civil europea y presidido por miembros de la sociedad civil ucraniana, en la que se invita a participar a los representantes de las instituciones políticas a distintos niveles, primero como oyentes y después como decisores, es decir, como interlocutores responsables de dar respuestas oportunas en plazos definidos.  

La elección de una ciudad ucraniana como sede de tal acontecimiento, así como la presidencia de la iniciativa, son también simbólicamente un reconocimiento de que, por su propia lucha y su propia vida, este pueblo se ha ganado el título de primus inter pares en la familia europea y que nadie más que él puede exigir un giro (o si se quiere, una aceleración) en la estructuración de la gobernanza europea, tal que la convierta en portadora seria de una visión y una estrategia que asigne a este continente el papel que, dadas las atormentadas lecciones de su historia, merece, a saber, el de garante de la gestión constructiva de los conflictos tanto internos como internacionales. 

Añadamos que la conveniencia de una conferencia de este tipo ya había sido planteada nada menos que por dos estudios de viabilidad sobre los requisitos para el buen funcionamiento de las CPE, encargados por la Comisión Europea en 2004 y 2005 respectivamente. Ambos hacían hincapié en la centralidad de los profesionales “no estatales”, reclutados por un equipo de gestión que operase según procedimientos ad hoc, capaces de explotar las fortalezas particulares y remediar las criticidades específicas de cada situación de crisis en su singularidad, y por tanto con un enfoque más de “animación” de contextos de aprendizaje mutuo que de aplicación de planes predefinidos. Esta cuestión también está presente en el proyecto que acaba de aprobar la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo sobre la “Aplicación de la PESD civil y de otras ayudas de la UE a la seguridad civil”, que figurará en el orden del día de la sesión plenaria de mayo, en el que se subraya que el proyecto de PESD debería ser una herramienta adicional a disposición de la UE para un enfoque integrado de la gestión civil de crisis . Pedimos al Consejo que incluya el proyecto de CCPE en el nuevo Pacto Civil de la PCSD que se presentará en mayo y al Gobierno italiano, en particular, que apoye esta propuesta.

Se trata de atreverse a pensar a nivel europeo en un cuerpo de gestión constructiva de conflictos como complemento necesario e igual al cuerpo militar previsto por la “Brújula” aprobada por los ministros de defensa de los países de la UE en marzo de 2022 y que prevé una fuerza de 5.000 militares de intervención rápida para 2025. Corresponde a las instituciones europeas reconocer que, como todos los cambios sistémicos, también éste debe encontrar su fuente y su impulso en la dinámica de la sociedad civil y en nuevas formas de diálogo entre ésta y los representantes políticos.  

Segunda propuesta

La segunda propuesta se dirige al gobierno italiano para relanzar y redefinir el concepto de Cuerpo Civil de Paz en nuestro país, saliendo de la interminable experimentación en la que ha estado confinado desde 2014. Desde 2014 hasta el 31 de diciembre de 2022, Italia ha gastado 190 mil millones de euros en gastos militares, pero ha dejado de gastar 9 millones en la experimentación Civil Peace Corps.

Tercera propuesta

La Tercera Propuesta es la convocatoria de una “Marcha Noviolenta por la Fraternidad y la Paz” que se celebraría posiblemente en el verano de 2023 como acto noviolento de clausura de la Conferencia mencionada en la Propuesta 1. 

Somos conscientes, como pacifistas europeos, de que no tenemos en nuestro ADN, ni en nuestra historia secular, una vía de liberación de la opresión basada en la ahimsa y la satyagraha de carácter oriental, sino en nuestra capacidad de reacción armada y solidaria.

Desde la Revolución Francesa hasta la liberación del nazi-fascismo, la Europa civilizada siempre se ha distinguido por su capacidad para derrocar las posiciones de los opresores con la fuerza de los últimos y de los oprimidos, hasta establecer órdenes sociales e institucionales cada vez más democráticos, igualitarios y liberales. 

También somos conscientes de que nos enfrentamos a la tarea sin precedentes de tener que ejercer, por primera vez desde los Tratados de Roma que establecieron la CECA y la CEE, nuestra “conciencia atómica” , la conciencia de un pacifismo activo que tiene la tarea de evitar con toda la fuerza del corazón y del intelecto la autodestrucción de nuestro continente a manos de las potencias nucleares, potencias que están visiblemente en juego en el escenario actual del conflicto ucraniano.
La marcha debe ser una demostración plástica de la conciencia atómica de los europeos y debe ser capaz de implicar a miles de ciudadanos de todos los países europeos y estar dirigida por la sociedad civil ucraniana, que en este primer año de guerra se ha distinguido no sólo por la resistencia en armas, sino también y sobre todo por las múltiples formas cotidianas de resistencia no violenta a la invasión de la Federación Rusa . 

Debe tener lugar sobre la base de las enseñanzas de Gandhi, el pensamiento pacifista secular europeo y las enseñanzas de la reciente doctrina social de la Iglesia católica, así como las doctrinas pacifistas de todas las religiones de nuestra casa común.

Ante la escalada atómica de la guerra en curso, en el corazón de Europa, y la ausencia contingente de un ejército europeo, así como de un Cuerpo Civil Europeo ya en funcionamiento, llamamos a todos los pacificadores a formar una verdadera cadena humana de mujeres y hombres cogidos de la mano, poniendo sus cuerpos en juego para anunciar con nuestra presencia cerca del frente ucraniano el mensaje más simple que nunca la unidad de destino de la humanidad común entre los pueblos y el anuncio de una victoria que se funda en un nuevo pacto entre europeos y no es humillación para nadie. 

Repensemos, como habitantes del planeta, el orden europeo y mundial a la luz de las garantías de libertad y seguridad, hasta ahora inéditas, para ucranianos y rusos, para todos los pueblos y para cada uno de nosotros.

La marcha europea debería ser una verdadera cadena de fraternidad que pusiera en primera línea a quienes tienen derecho a la defensa frente a la agresión, pero no tiene nada que ver con los “señores de la guerra”, sean del bando que sean, y sí mucho con las oportunidades de amor y creatividad perdidas, causadas por cada guerra. 

Una Marcha no violenta que sea un acontecimiento de masas capaz de hacer ver a los poderosos que la gente corriente de Europa se opone a la violencia en los conflictos y de decir con fuerza a los gobiernos que, si no se da voz y oídos a la sociedad civil, hoy no será posible poner fin a ninguna guerra ni construir un mundo menos desigual y más solidario. 

Nos reuniremos un día concreto en la frontera polaca y, guiados en la organización por la sociedad civil ucraniana, utilizando autocares y trenes especiales, llegaremos a la frontera de uno de los frentes de guerra (por ejemplo, cerca de Kherson o Backhmut) para manifestar nuestro desacuerdo con la guerra con nuestra presencia física, permaneciendo al menos siete días en el lugar indicado, con el apoyo de instalaciones de acampada para la estancia allí.

Firma e aderisci ai Corpi Civili di Pace Europei

Abilita JavaScript nel browser per completare questo modulo.
Nome e Cognome | Name and Surname
LIBERATORIA-INFORMATIVA AI SENSI DEGLI ARTICOLI 13-14 DEL GDPR 2016/679 | DISCLAIMER-INFORMATION PURSUANT TO ARTICLES 13-14 OF THE GDPR 2016/679
AUTORIZZO a titolo gratuito, anche ai sensi degli artt. 10 e 320 cod. civ. e degli artt. 96 e 97 legge 22.4.1941, n.633, Legge sul diritto d’autore, l’utilizzo delle mie mmagini, in foto o in video, alla comunicazione, pubblicazione e/o diffusione in qualsiasi forma AUTORIZZO ALTRESI’ la conservazione delle foto e dei video stessi negli archivi informatici del MEAN - Movimento Europeo di Azione NonViolenta e prendo atto che le finalità di tali pubblicazioni sono meramente di carattere informativo ed eventualmente promozionale e per uso istituzionale. La presente liberatoria/autorizzazione potrà essere revocata in ogni tempo ai sensi degli artt. da 15 a 22 e dell’art. 34 del GDPR con comunicazione scritta da inviare a Mean - Movimento Europeo di Azione NonViolenta.

Más artículos